Fecha de publicación: 2020-04-29 10:17:34
Autor: Juan José Castillo

Dadas los crecientes temores en aspectos como seguridad y privacidad, Apple y Google decidieron introducir modificaciones a la tecnología que desarrollan en conjunto para combatir la propagación del coronavirus.

Aunque se encuentra en desarrollo, se trataría de un software para crear aplicaciones que alertarán a las personas ante la exposición al COVID-19, específicamente cuando entraron en contacto con un usuario previamente reportado como infectado.

Según lo informado por CNET, la tecnología se habilitará y no se activará por defecto, mientras que las empresas han estimado para mediados de mayo la entrega de dichas herramientas de programación a los desarrolladores, paso previo a la creación de aplicaciones por parte de las autoridades sanitarias.

Para finales de 2020, los gigantes tecnológicos “planean ofrecer actualizaciones de software a los más de dos billones (2,000 millones de dispositivos) activos en todo el mundo que usan su software”.

Engin Akyurt/ Pixabay

Al menos en lo que respecta a Apple, la aplicación será compatible con todos los dispositivos móviles que cuenten con la última versión de su software, iOS 13, que se ejecuta en dispositivos como el iPhone 6S, aparecido en 2015, y posteriores.

Ambas empresas comenzaron a discutir el proyecto a mediados de abril, “compartiendo documentos de planificación inicial públicamente para ofrecer a los investigadores de seguridad, socios y críticos una forma de comenzar a investigar la tecnología”, recordó CNET.

“Para garantizar una mayor seguridad, dijeron que cambiarían el programa de seguimiento de contactos para utilizar un mejor cifrado, codificando cualquier información de identificación para garantizar que no se pueda rastrear a las personas”, añadió.

La idea es proteger cualquier información potencialmente identificable sobre el teléfono de una persona, como qué modelo están usando o la intensidad de la señal de sus transmisiones, detalló el mismo medio.

Entre otras medidas, Apple y Google quieren abandonar el concepto “rastreo de contactos”, dado que podría aumentar la ansiedad de las personas preocupadas por su privacidad. En su reemplazo, llamarán el sistema “notificación de exposición”.

La aceptación y legitimidad de la herramienta son un misterio, al igual que el número o proporción mínima de usuarios para que sea realmente efectiva. “Los expertos creen que al menos la mitad de la población tendría que optar por ella, lo que significa que las empresas tendrían que convencer a miles de millones de personas de usarla”, postuló CNET.

Recomendaciones del editor

Fuente original