Fecha de publicación: 2020-05-13 22:29:44
Autor:

Procafecol, la empresa que maneja las tiendas Juan Valdez, aplicará a los alivios a la nómina que otorgará el Gobierno para ayudar a las empresas en la crisis sanitaria. La presidenta de la empresa, Camila Escobar explica a Portafolio que la empresa ha tomado varias medidas para soportar la caída en los ingresos que llega al 75%.

(El decreto que fija las condiciones para los subsidios a las nóminas). 

¿Cómo ha enfrentado este tiempo?

Desde el 16 de marzo empezamos el camino para el manejo de la situación en nuestras tiendas. Con el aislamiento preventivo cerramos la mayoría de los puntos, dejando únicamente canales de comercio electrónico y de domicilios, como lo decretó el Gobierno. De tal manera que desde finales de marzo, abril y lo que va de mayo, el esfuerzo más grande de Procafecol ha estado en impulsar esos canales alternativos.

¿Cómo les ha ido?

Esos canales han venido creciendo de manera importante. Teniendo en cuenta que el 70% de nuestros ingresos están relacionados con tiendas es un efecto grande en los resultados. Procafecol ha tenido que embarcarse en todos los escenarios para asegurar la viabilidad financiera y su futuro. Abril ha sido el más duro, hasta el momento, con una caída en ventas de más del 75% frente al mismo mes del 2019. Este sector, no solo hablo Procafecol, sino el de restaurantes y alimentos, ha sido uno de los más impactados. Esperamos ver repuntes en los próximos meses.

(¿Qué empresas pueden acceder a medidas para protección del empleo?). 

¿Cuántas tiendas están con domicilios?

Al principio dejamos abiertas cerca de 13, de 320 que hay en el país. Esto nos daba cerca del 3% de los ingresos, algo mínimo frente a la operación regular. Los esfuerzos comerciales nos llevan a un crecimiento importante sobre la base inicial pero en el total de las ventas no sobrepasan el 5% y ya tenemos 60 puntos habilitados.

Es clave decir que si estuviéramos autorizados para prestar el servicio de comida para llevar, con todos los protocolos de bioseguridad, podríamos incrementar esas ventas por encima del 20% de una operación regular. Hemos llevado la vocería y trabajado con los gremios para que eso sea autorizado en las próximas fases de apertura de la economía.

¿Cuál es la realidad financiera?

Al cierre del trimestre no se ve una afectación tan grande porque enero, febrero y mitad de marzo venían muy bien, pero como en abril la caída fue del 75%, es bastante delicada la situación. Hemos hecho esfuerzos para asegurar la viabilidad financiera de la compañía y es algo en lo que trabajamos día a día.

¿Cuáles son las medidas?

Hemos hecho una ejecución de ahorros, y tanto en la parte operativa como en la administrativa, hemos hecho optimización de costos y gastos. Además, hemos renegociado con proveedores en términos de plazos y en cuando a los arriendos hemos tenido buenas conversaciones abiertas y sinceras con nuestras contrapartes y esperamos seguir contando con esta ayuda porque aquí todos tenemos que poner. Nuestros empleados también han hecho esfuerzos en términos de salarios, con una reducción ligada a una disminución en la jornada, todo enmarcado dentro de las normas laborales. Y hemos hecho un incremento de deuda, con el concurso del sector financiero.

¿Van a aplicar a los beneficios para la nómina que ofrece el Gobierno?

Sí lo haremos, es un apoyo importante para nosotros y creo que para todas las empresas del país. Tenemos alrededor de 2.000 empleos en el país.

¿Se podría llegar a pensar en recortes de personal?

Estamos haciendo los análisis y los esfuerzos para poder llevar a cabo todas las conversaciones antes de llegar a hacer recortes.

¿Procafecol tiene cómo aguantar la crisis?

Los planes estratégicos se mantienen, claramente cambian el cómo y el cuándo. Confiamos profundamente en que es una marca de todos los colombianos y una compañía que puede y que debe soportar esta crisis. Estamos trabajando hacia eso con toda la responsabilidad de cara a las 540.000 familias caficultoras del país.

¿Y las metas de crecimiento?

Es muy incierto y por eso nosotros en este momento estamos viendo una caída en ventas para el final del año entre 20 y 40%, que en realidad es un estándar de la industria en la que estamos, no solo en Colombia, sino en el resto del mundo.

¿Qué ha pasado con el consumo de café?

Las compras se han trasladado de las tiendas al hogar por lo que la gente se ha abastecido del producto en el supermercado y en la tienda de barrio. En marzo, vimos un incremento por encima del 200%. Abril y mayo han mostrado un comportamiento más regulado.

En cuanto al consumo de café, la información que tenemos es que está creciendo en los hogares. Desde la marca Juan Valdez hemos impulsado la capacitación a los consumidores en redes.

¿Qué pasa en el exterior?

Ahora están cerradas y recordemos que son cerca de 120. Paulatinamente irán abriendo y esta semana hemos empezado a recibir noticias de locales en Centroamérica que abrirán pronto, en Chile hay tiendas con domicilios y para llevar, y en otros países como Paraguay irán abriendo de forma paulatina. En otros países la situación sigue muy complicada y prevemos un mes más de cierres.

¿Cuándo volverá la gente a encontrarse en un café?

En países que van adelante en la curva de contagios y recuperación es justo lo que pasa. En algunas poblaciones -no necesariamente en países completos – están empezando a operar con aforos reducidos. Y esto es mesas separadas y menor número de personas por tienda. Veo eso como una segunda fase, en realidad la primera sería vender para poder llevar.

¿Cómo ayudan en la crisis?

Con Unidos somos más país, de la Andi, hemos donado más de 7.000 kilos de comida a los Bancos de Alimentos. Para la gente que quiere ayudar más lanzamos la campaña Un café por mi país. Consiste en que el cliente compra un café en línea y ‘no lo tomamos cuando nos volvamos a ver’. Ese pago se convierte en un aporte inmediato de refrigerios, también a cargo de estas instituciones.

[email protected]

Source link