Fecha de publicación: 2020-07-09 19:01:35
Autor: Manuel Navarro

El mundo de la logística es uno de los que se ha demostrado como imprescindible en los últimos tiempos. A pesar de haber empezado su transformación digital más tarde que otros sectores, la realidad se ha impuesto. En este artículo nos adentramos en su situación.

La crisis provocada por Covid-19 ha puesto sobre la mesa las deficiencias y fortalezas de todos los sectores. Uno a los que más ha impactado esta nueva coyuntura ha sido la del transporte y la logística. El entorno de la logística se ha convertido durante este periodo en un sector de actividad de los considerados estratégicos y de primera necesidad. Esto ha hecho que muchas de las organizaciones que operaban en este entorno hayan visto incrementar considerablemente su demanda. Incluso, negocios que podían estar pasando una situación más comprometida han conseguido mantener a flote sus empresas ya que la emergencia social ha generado un volumen de negocio mayor. Todo ello ha obligado a implementar medidas de reestructuración para poder adaptar los negocios al contexto. Tal y como asegura Pablo Couso, director comercial de Datisa, “las empresas logísticas piensan ya en el futuro del sector y en cómo aprovechar las oportunidades de negocio que, a buen seguro, surgirán después de la COVID-19. Hay que recordar que la declaración del Estado de Alarma a principios del mes de marzo, junto con las medidas de aislamiento social que implicaba, han provocado cambios singulares en el comportamiento de los consumidores. Cambios que afectan a toda la cadena de valor. Por supuesto, inevitablemente, también y de forma muy directa, a la cadena de suministro y, en definitiva, a la logística y el transporte”.

Y es que la situación y el estrés al que se ha sometido a las empresas del sector ha sido muy elevado. Con todo el país confinado, el incremento de pedidos online se ha incrementado de forma exponencial y en general, ha habido más fallos por parte de las plataformas de comercio electrónico que por parte de las compañías transportistas, que ha sabido dar el do de pecho. Según datos de UNO, la Organización Empresarial de Logística y Transporte, las empresas del sector logístico han experimentado durante la pandemia un crecimiento del 50% en los envíos procedentes del e-commerce, un porcentaje que se sitúa casi al mismo nivel del incremento de la actividad que vivimos en fechas tan señaladas como el Black Friday. En este sentido, desde el operador logístico SEUR señalan que “al igual que a la mayoría de las empresas del país, esta situación nos ha impactado en todos los sentidos, tanto a nivel económico como operativo. Pero en SEUR hemos sabido reaccionar y nos hemos adaptado con gran agilidad a la nueva realidad. Sin embargo, y aunque el sector ha sabido adaptarse, se ha visto que no está preparado para asumir de manera tan brusca el traspaso de la venta física al online con las condiciones habituales de servicio y manteniendo su viabilidad económica”.

Desde el mundo tecnológico, sin embargo creen que el sector sí que ha cumplido. Por ejemplo, Enrique Martin, Responsable de Desarrollo de Negocio e Innovación para Empresas en Samsung cree que “la pandemia ha vuelto a situar al sector de la logística y transporte en un lugar privilegiado por su importancia y su necesidad en la sociedad, es uno de los sectores que no ha parado en ningún momento durante el confinamiento, haciendo nuestra vida más llevadera. Ha quedado patente la importancia del sector, ya que garantizar el suministro y abastecimiento de alimentos, productos sanitarios y farmacéuticos, así como combustible, durante una situación excepcional como la de la COVID-19”.

Digitalización

Como ha ocurrido en la gran mayoría de los sectores productivos de la economía, la digitalización se ha potenciado. Los proyectos se han acelerado también en el sector logístico. Rui Simões, Consejero Logística y Innovance de Luís Simões cree que “más que para su aceleración,[la crisis] ha servido para dar visibilidad a las ventajas de la digitalización en el sector. Durante estos meses, las empresas han tenido que hacer frente a distintos desafíos logísticos (aumento de demanda, gestión de recursos humanos, protocolos de seguridad, interrupciones, etc.) y los que han podido aprovechar soluciones digitales lo han tenido más fácil. La innovación, tanto en digitalización como en otras tecnologías como automatización, es uno de los pilares de nuestra estrategia de negocio.

La integración de plataformas digitales nos ha permitido continuar con el servicio al cliente con un mayor nivel de seguridad y eficiencia del que tendríamos si no contásemos con estas infraestructuras. Dichas soluciones, en logística, permiten disminuir el número de errores, aumentar la trazabilidad de la mercancía, favorecer la preparación de pedidos, obtener información a tiempo real sobre el nivel de demanda y los procesos, entre otros aspectos”.

En el caso concreto de las empresas de logística y transporte y, en especial, aquellas que desempeñan su actividad en un sector esencial, han tenido que ser rápidas y, a la vez, flexibles para dotar de más recursos a sus centros de distribución y almacenes, incrementar sus capacidades y absorber el incremento de la demanda. En todo caso, el nivel de digitalización también ha sido determinante, particularmente en aspectos relacionados con la escalabilidad, la flexibilidad y el control, para poder hacer cambios en los parámetros de actuación del almacén, los flujos, los movimientos, etc., controlando los costes para evitar que desaparezcan los márgenes.

Las empresas de logística han tenido que ser rápidas y flexibles para dotar de más recursos a sus centros de distribución

Una de las claves de la digitalización se encuentra en que las empresas de logística y transporte han tenido un incremento de demanda brutal, pero necesitan mantener los costes a raya. Para eso necesitan herramientas escalables, flexibles para adaptarse a las circunstancias, cuyos resultados se puedan comprobar. Las que no los tenían viven momentos complicados. Desde Datisa aseguran a que “tienen que apoyarse en sistemas que permitan realizar escenarios y predicciones. Es la única protección que se tienen frente a los vaivenes, del mercado, ya sea como este caso por la pandemia o por otras situaciones que puedan acontecer”.

El sector necesita adoptar herramientas nuevas para ser más competitivo y adaptarse a las necesidades de sus clientes, sin que los costes se incrementen. Una de las empresas tecnológicas especializada en este sector es Vector ITC. Paco Buil, WMS Global Director de la firma cree que “durante la crisis ha quedado demostrada la importancia de disponer de herramientas automatizadas y de que la base tecnológica que las soporta apoye la gestión del negocio ante un cambio disruptivo como la crisis del coronavirus. Había empresas mejor equipadas que otras, pero, afortunadamente, existen en el mercado soluciones para mejorar la previsión de la demanda y el aprovisionamiento, la gestión del transporte, la gestión de almacenes, etc.”.

Los desafíos

A pesar de que, en general, el sector logístico ha cumplido también ha quedado claro que le queda mucho por avanzar en su transformación digital y tendrá que hacer frente a diferentes retos. En general, los transportistas le piden al mundo TIC soluciones flexibles, modulares y escalables para afrontar el cúmulo de necesidades que tienen. Para las tecnológicas la ayuda a este sector también supone un reto, pues solo ahora, muchas de las empresas del sector logístico se han dado cuenta de las ventajas que proporciona la digitalización. “El principal desafío está en ayudar a los clientes a aceptar este gran salto, irreversible y necesario al mismo tiempo. Nuestro enfoque es similar al de la consultoría: primero, el cliente deberá poder explicar en profundidad su problema con todas las limitaciones. Una solución automática requiere a menudo repensar el proceso ejecutado manualmente para ser eficiente. Las manos, los ojos y el cerebro humanos son dispositivos muy avanzados capaces de gestionar cada excepción en tiempo real. La tarea de la automatización es conseguir alcanzar el mismo objetivo, al menos, con máquinas y ordenadores. Este cambio puede aceptarse solo si el Cliente ve un valor añadido real lo suficientemente alto como para tener un retorno acorde con la inversión: esta es nuestra tarea”, afirma Michele Calabrese, Business Unit Manager de CLS iMation.

El ejemplo más claro de los retos que afronta el sector lo dan en SEUR. Desde la firma creen que la normalidad en la que estamos sumergiéndonos de forma paulatina va a traer consigo un escenario diferente en el que los compradores cada vez serán más online y los servicios logísticos como el nuestro van a ser claves. Así que cree que la flexibilidad de las entregas va a jugar un papel muy importante y soluciones de entrega en tiendas de conveniencia o lockers van a ir cogiendo más fuerza. Por eso desde la compañía han puesto el foco en diferentes proyectos como son los hubs urbanos, la flota de medios alternativos y el desarrollo de nuestra red Pickup. Los hubs urbanos son pequeños centros logísticos situados en el centro de las ciudades que nos permite estar más cerca de los clientes y además, usar medios de transporte alternativos en las entregas, como bicis eléctricas y andarines.

La digitalización se adentra en la logística 1Ontruck es una compañía que pretende que con el uso de la tecnología el sector del transporte por carretera mejore de forma sensible. Samuel Fuentes, cofundador y CPO de Ontruck cree que “el reto consiste en ser capaces de resolver con innovación y eficiencia la problemática que tiene el sector en cuanto a la escasez de transportistas. Creemos que en la reducción de los Km en vacío está también la clave para afrontar las dificultades del sector en los picos de demanda, y que con los transportistas actuales, pero con una mejor gestión de la planificación de rutas y cargas, es posible salir airosos de esos periodos complejos. Por eso es tan importante la tecnología aplicada a la gestión de los procesos de transporte, y por eso en Ontruck estamos permanentemente mejorando nuestros algoritmos, incorporando nuevas herramientas de enrutado y otras mejoras tecnológicas en el procesado de datos y en la identificación de patrones de conducta de los conductores para que el sistema detecte sus preferencias de rutas y cargas, así como en los sistemas de geolocalización y seguimiento”.

Las necesidades

Big Data, cloud, Inteligencia Artificial, soluciones de movilidad… las necesidades del sector de la logística no son muy diferentes de las de otros sectores. El mundo de la logística es un sector muy atomizado con fabricantes que distribuyen su producto con su propia flota, empresas que subcontratan flotas e incluso, autónomos. Pero esta situación ha afectado a todas las empresas, porque la clave no está en el tamaño sino en la dimensión inesperada del pico.

Por ello, la capacidad de reacción que tengan las firmas del sector de la logóstica es estratégica. De hecho, las organizaciones que disponían de sistemas para gestionar, planificar y dirigir las operaciones de una manera ordenada han sido las que mejor han respondido. Por su parte, las empresas más pequeñas, en la medida en que sean capaces de integrarse con algunas herramientas sencillas, o en la medida en que las empresas que las subcontratan sean capaces de proveerles de una metodología operativa más sencilla a través de tecnologías flexibles e intuitivas, tendrán más y mejor capacidad de adaptación a la demanda.

Desde Datisa creen que la capacidad de reacción que tenga la empresa depende de la capacidad de los sistemas, ya que a nivel humano es imposible abordarlo. Lo mismo sucede para empresas que han visto su negocio reducido y que gracias al nivel de digitalización que tenían han podido avanzar en la planificación estratégica y operativa avanzando en otros procesos en remoto. Las herramientas de optimización permiten hacer más con menos.

Y luego está la nube y el Big Data, dos de los elementos más indispensables y que marcarán el futuro de este sector. Tal y como señala Francesc Núñez Product Manager de ERP y Gestión de Wolters Kluwer, “gracias a la conectividad que aporta la nube, es posible disponer de toda la información relevante de un pedido en cualquier momento, desde posibles incidencias causadas por el tráfico que afectan a su entrega en el centro logístico hasta la ausencia del destinatario final en su domicilio, permitiendo una optimización del proceso y mejor experiencia al comprador. Por su parte, el Big Data y su análisis ayuda a las empresas del sector de la logística a obtener respuestas proporcionando un punto de referencia sobre el que crear previsiones para actuar con mayor rapidez ante cambios en la demanda y realizar ajustes en sus operaciones para satisfacerla”.

Si hay un sector en el que las bondades de Big Data se ven de primera mano, ese es el de la logística

Aunque la nube ya está asentada en un buen número de compañías, el siguiente paso se centrará en los datos y en su análisis para una correcta toma de decisiones. Si hay un sector en el que las bondades de Big Data se ven de primera mano, ese es el de la logística. Un buen análisis de datos, por ejemplo, puede permitir importantes ahorros de combustible, parar un camión para que el conductor descanse aprovechando que unos kilómetros más allá hay un atasco, conocer cuál será la mejor ruta en un determinado día, etc.

La digitalización se adentra en la logística 2En este sentido, Clara Camprovín, P-SELLER Microsoft de la Unidad de Microsoft Business de Ibermática afirma que “las decisiones y acciones empresariales deben estar más en el análisis de datos y menos en la experiencia e intuición. La recogida masiva de datos a través de sensores embarcados permite una monitorización constante y exhaustiva del desempeño de estos recursos, anticipar sus riesgos y optimizar la planificación de su mantenimiento, generando importantes ahorros de costes y evitando interrupciones no productivas. Una monitorización de los datos aplicado a los vehículos permite a las empresas del sector transporte realizar una gestión eficiente del combustible, planificar rutas y asignar vehículos en función de sus características y consumos, e incluso mejorar la imagen de la compañía utilizando como bandera la eficiencia energética. Además, el análisis de los datos mejora del control de los activos en tiempo real, previsión más segmentada y ajustada de la demanda para maximizar la rentabilidad de la actividad, mejora en la trazabilidad de productos y control de cadenas de frío para un mayor control y prevención de incidentes, mantenimiento preventivo de la maquinaria y de los vehículos, optimización de la red de transporte, fijación dinámica de precios en función de la demanda y los costes logísticos y control de inventarios y referencias, entre otros, son algunos de los beneficios que proporciona la la analítica”.

Y llegamos al IoT

Las redes 5G empiezan a ser una realidad y con su llegada, la Internet de las Cosas será cada vez más potente. Sin ir más lejos, en Samsung consideran que IoT será uno de los principales elementos de este sector. Así, el portavoz de la compañía surcoreana señala que “están dando un gran paso adelante con nuestra plataforma abierta de IoT, a través de nuestros partners y desarrolladores, estamos creando ecosistemas inteligentes y propuestas avanzadas, de forma que podamos enriquecer y simplificar la vida de nuestros consumidores. A través de nuestra plataforma IoT de Samsung, SmartThings Cloud, podemos tener acceso a nuestros productos y servicios IoT, de forma simultánea, además, con la implantación del 5G y el despliegue de los equipos preparados para la nueva red, todo se volverá mucho más simultáneo y fluido, consiguiendo hacernos la vida mucho más fácil”. Y es que, las empresas de este sector basan sus procesos de toma de decisión en función de los datos recabados en diferentes fuentes. “El 5G proporciona una velocidad sin precedentes en cuanto a transferencia de datos y permite una conexión simultánea con un mayor número de dispositivos, de forma que estos datos pueden ser utilizados de forma óptima en la gestión de la cadena de suministro, los servicios de transporte, grandes superficies, mercado minorista, entre otros, mejorando la competitividad de las partes”, finaliza Enrique Martín.

Las empresas del sector de la logística también consideran a IoT como un elemento importante en el desarrollo que tendrá el sector de la logística. Por ejemplo, desde el operador de servicios logísticos, Luis Simões, su portavoz Rui Simões considera que “la incorporación del IoT al sector de la logística optimizará la gestión de las cadenas de suministro en todos los niveles. Principalmente, permitirá una mayor flexibilidad en el movimiento de la mercancía y una mejor trazabilidad. También mejorará la productividad, al permitir una mejora en la gestión de los tiempos, minimizar el número de errores, reducir el nivel de recursos requeridos por operativa, aumentar la seguridad y favorecer el control de las condiciones (por ejemplo, de temperatura) requeridas por los distintos tipos de producto”.La digitalización se adentra en la logística 3

En SEUR, por su parte, están siguiendo muy de cerca este tipo de tecnología porque su constante abaratamiento y mejora de autonomía y cobertura hace que sea extensible a otros muchos procesos y con esto contribuir a la medición y mejora. “La apuesta clara de SEUR por el transporte a temperatura controlada hace que estemos en un proceso de mejora continua de nuestros dispositivos y plataformas IoT”, afirma el portavoz de la compañía.

Y es que como afirma Francesc Núñez de Wolters Kluwer, “la aplicación de IoT en la logística ofrece una valiosa información que ayudará al cumplimiento de uno de los grandes retos a los que se enfrenta el sector, la trazabilidad. Aplicada en el sector del transporte (vehículos, conductores, paquetes…), aporta un seguimiento total de la ubicación y estado de la carga, permitiendo alertar ante determinadas circunstancias como demoras, robos, etc.”.

Soluciones móviles

Las herramientas y soluciones de movilidad llevan tiempo en el que son los primeros elementos que adoptaron las empresas del sector logístico en su proceso de transformación digital. Este tipo de herramientas han reducido pérdidas y aumenta la calidad del servicio de las firmas del sector de la logística. En este apartado las inversiones de las compañías del sector se han ido incrementando con el paso del tiempo. Según el portavoz de Ontruck, “las empresas de tamaño grande están acometiendo inversiones significativas para posicionarse con garantías en el futuro. Uno de los mayores retos a los que se enfrentan las compañías es conseguir apoyar también a empresas de tamaño pequeño y mediano que no tienen los medios para realizar esas inversiones o llevarlas a buen puerto en caso de realizarlas. Aquí es clave el conseguir desarrollar herramientas y experiencias que estén al alcance de todos los sectores. En Ontruck por ejemplo cualquier pyme que necesite transportar un pallet ya tiene la posibilidad de beneficiarse de toda una suite de herramientas que normalmente solo están al alcance de grandes empresas. Y, por supuesto, una empresa grande tiene la posibilidad de acceder a todos nuestros servicios con un coste mucho mayor que el que implicaría el tener que hacer esos desarrollos por su cuenta”.

La capacidad de reacción que tenga la empresa logística depende de la capacidad de los sistemas

Los dispositivos han sido uno de los productos que han experimentado un mayor crecimiento en el sector de la logística. Se trata de productos específicos: no vale cualquier tipo de terminal. Una de las empresas clave en este sentido es Samsung. Según su portavoz, “el sector de la logística es consciente de la necesidad de las soluciones de movilidad a la hora de lograr mejorar su gestión, y de conseguir una visibilidad y control total de sus procesos de negocio. Para las compañías de este mercado hay que sacar terminales específicos. En nuestro caso, las tablets y smartphones rugerizados, como la Galaxy Tab ActivePro o el Galaxy XCover Pro, permiten tener dispositivos conectados y resistentes ante cualquier situación por lo que se convierten en herramientas ideales para automatizar y optimizar todo el proceso de la cadena de suministro, permitiendo una gestión más eficiente, optimización de rutas y a la potenciación de la comunicación entre todos los agentes implicados en la actividad”. Los datos confirman que tanto las soluciones como los dispositivos son algunos de los elementos más destacados y que más demanda tienen por parte de las empresas del sector de la logística. Desde Luis Simões confirman que “las soluciones de movilidad llevan ya muchos años implantándose en las cadenas de suministro y creo que veremos un crecimiento acelerado en los próximos años. Vivimos en la era de la información y para ganar visibilidad de la cadena de suministro es necesario obtener un mayor grado de implantación de soluciones de movilidad. El tener una foto digital de la cadena de suministro en cada momento permite un dominio mucho más grande de la misma. Una vez recogida la información se puede implementar la monitorización en tiempo real e implementar sistemas predictivos que permitan reducir pérdidas y mejorar servicios a los clientes”.

Y tras Covid-19, ¿qué?

La digitalización se adentra en la logística 4Parece que las empresas del sector de la logística van a acelerar en sus procesos de digitalización. Covid-19 les ha puesto frente al espejo. Sobre todo a las compañías de tamaño medio. Pablo Couso, de Datisa reconoce que hay 4 factores esenciales que las empresas del sector de la logística deberían tener en cuenta:

  • En época de crisis no solo hay que mirar hacia uno mismo, sino que extender la mirada hacia las organizaciones que te rodean, incluso, los propios competidores, puede ayudar a fortalecer el negocio y, a mejorar el servicio que se presta a los clientes. Es decir, asociarse, colaborar o trabajar juntos, ya sea de manera puntual o con acuerdos pensados más, en el largo plazo, puede ser una buena alternativa para aquellas empresas que necesitan dimensionar sus estructuras y sus costes a un entorno derivado de una situación totalmente imprevista.

  • Apoyar la toma de decisiones en datos fiables, actualizados, por supuesto, pero, sobre todo, fáciles de entender, es estratégico para impulsar el crecimiento del negocio. La información siempre es poder. Y compartir información sobre los estados financieros de una organización, por ejemplo, no solo con la Dirección General o los responsables de área, sino con el resto de los colaboradores ya sean transportistas, mozos de almacén o cargadores, permite implicar al conjunto de la plantilla en los planes de la compañía. Saber cómo impacta la aportación individual al conjunto del negocio, hace que todos los miembros del equipo entiendan el valor de su trabajo. Disponer, además, de información relevante sobre los costes, los ingresos, los beneficios, la rentabilidad, etc. permite tomar decisiones mucho más inteligentes sobre las áreas de mejora, dónde debemos invertir para reforzar, qué líneas de negocio (rutas, clientes, operaciones, …) presentan pérdidas y por qué, o, por el contrario, cuáles son más rentables y podemos reforzar con nuevas inversiones, por ejemplo.

  • La información siempre debe ser fácil de entender, entendible, “digerible”. La información que proporciona, por ejemplo, una herramienta de gestión financiera, sobre la tesorería, el inmovilizado o las operaciones comerciales, debe ser amigable y perfectamente “descifrable” también por aquellas personas que no forman parte del entorno financiero de la organización. Estos datos son realmente la brújula, el faro de cualquier negocio, por eso, es importante que la información que proporcionan se pueda, de verdad, convertir en conocimiento para optimizar todos los procesos, operativos o estructurales, apuntando siempre a la rentabilidad y el beneficio.

  • Tecnología para ganar velocidad, pero, sobre todo, sencillez y fiabilidad. Nos hemos dado cuenta de que la tecnología, al menos en esta crisis, ha sido determinante para poder seguir adelante. Creo que la tecnología también seguirá siendo clave en el futuro. Tecnología que nos ayude, eso sí, a ganar seguridad y confianza, a optimizar y hacer más eficientes nuestros procesos y disponer de más tiempo para dedicar a la gestión del negocio, propiamente dicha. Es decir, nos olvidaremos de las tareas repetitivas y que no aporten valor, eso estará automatizado, y nos centraremos en identificar las nuevas oportunidades de negocio y buscar la manera de aprovecharlas mejor. Operar con tecnología específica para el negocio, es decir, para todo lo que tiene que ver con la prestación de los servicios de transporte y logística. Pero, también hay que apoyarse en la tecnología para gestionar las finanzas, a través de sistemas de gestión de recursos empresariales como el ERP de Datisa, un aplicativo, robusto y, a la vez flexible, que aporta la elasticidad que se necesita para poder escalar y adaptarse a las necesidades específicas de cada momento.

No obstante, los procesos de digitalización que no se hayan llevado a cabo es conveniente realizarlos. Sin embargo, no quiere decir que las empresas de logistica que no están digitalizadas todavía, vayan a desaparecer: lo que deben tener en cuenta las organizaciones que no cuenten con unos niveles de digitalización elevados o que carezcan de las herramientas tecnológicas para enfrentar los retos que están por venir, tendrán más posibilidades de capear el temporal en la medida en que sean capaces de integrarse con algunas soluciones sencillas. Pero, también, hay que apelar a la solidaridad y la responsabilidad de esas otras empresas más grandes que las subcontraten. Ellas deberían facilitar la provisión de una metodología para operar más sencilla, apoyada sobre herramientas tecnológicas flexibles y fáciles de usar para que puedan adaptarse mejor al cambio.

La capacidad de reacción que tenga la empresa logística depende de la capacidad de los sistemas, ya que a nivel humano es imposible abordarlo. Lo mismo sucede para empresas que han visto su negocio reducido y que gracias al nivel de digitalización que tenían han podido avanzar en la planificación estratégica y operativa avanzando en otros procesos en remoto.

Source link