Fecha de publicación: 2020-04-30 14:30:00
Autor: Lisa Rowan

Ilustración para el artículo tituladoFoto: Shutterstock

Noticias francamente preocupantes de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos: las llamadas a los centros de intoxicaciones aumentaron notablemente durante el primer trimestre de 2020 en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Las llamadas sobre exposiciones a limpiadores aumentaron un 20,4%, mientras que las llamadas sobre exposiciones a desinfectantes aumentaron un 16,4%, según el Sistema Nacional de Datos de Envenenamiento (NPDS).

Las llamadas diarias a los centros de control de intoxicaciones comenzaron a aumentar en marzo, cuando la preocupación por las exposiciones a la lejía no evitó que limpiadores multiuso, desinfectantes sin alcohol y desinfectantes para manos encabezaran la lista de intoxicaciones.

El NPDS no puede establecer un vínculo directo entre las llamadas y el coronavirus, pero las fechas parecen indicar que las preocupaciones de salud recientes pueden haber contribuido al aumento.

En un ejemplo aterrador, una mujer llenó su fregadero con una mezcla de lejía, vinagre y agua caliente, y luego sumergió sus productos en él. Tuvo que ser transportada en ambulancia a urgencias para tratar problemas respiratorios derivados de la inhalación de la mezcla química.

Lo que nos lleva al siguiente punto: puedes limpiar tus frutas de arriba abajo todo lo que quieras, pero no uses productos de limpieza.

En un extenso hilo de Twitter, el Dr. Donald Schaffner, un distinguido profesor del Departamento de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Rutgers, expuso conceptos básicos de seguridad para quienes deseen mejorar sus prácticas de higiene.

En resumen:

  • Usa productos de limpieza diseñados para superficies duras solo en superficies duras, no en tus alimentos o manos.
  • Usa limpiadores diseñados para piel sobre la piel solamente, no en tus alimentos o superficies.
  • No mezcles productos de limpieza. En el mejor de los casos, esto no hará que tus cosas acaben más limpias; en el peor de los casos, podrías envenenarte.

Pero ¿cuál es la mejor opción para aquellas personas que quieran limpiar sus frutas y verduras cuando llegan a casa del supermercado (incluso aunque no sea necesario)? ¿Es suficiente enjuagar con agua?

Me puse en contacto con Schaffner. Todo lo que hace falta para limpiar tus frutas y verduras, dijo, es agua fría.

Si la pieza tiene una piel dura, puedes usar un cepillo. Este lavado debe realizarse justo antes de comer la pieza, especificó Schaffner. Si colocas productos recién lavados en el refrigerador, es más probable que se enmohezcan, dijo.

“No recomiendo en absoluto lavar con jabón o lejía”, dijo.

¿Y qué hay de la recomendación de lavar productos comestibles con una mezcla de vinagre y agua? Schaffner dijo que no hay muchas pruebas que sugieran que eso sea más higiénico. “Mi consejo es guardar el vinagre para el aderezo de la ensalada”.

Tampoco deberías obligarte a comprar productos ya lavados en la tienda. Schaffner dijo que muchos de esos lavados no han sido evaluados por su efectividad contra las bacterias, y mucho menos su efectividad contra el virus SARS-CoV-2. Si te hace sentir mejor y tienes dinero para gastar, adelante.

“Supongo que podrías usar estos productos”, dijo Schaffner. “[Sin embargo] creo que sería mejor gastar dinero comprando más productos frescos”.

Fuente original