Fecha de publicación: 2020-07-05 20:00:00
Autor:

Al igual que otros sectores de entretenimiento, las compañías propietarias de los cines del país se encuentran ante un incierto panorama de reactivación. Mientras que otros renglones han reanudado actividades, las particularidades del espacio cerrado hacen que la proyección de películas aún sea inviable en el corto y mediano plazo.

(Lea: Las nuevas apuestas de Cine Colombia tras el coronavirus)

“Dentro de ese mundo uno de los elementos que más pesa es el tema del cine.De hecho, este venía presentando unas altas tasas de crecimiento hasta el 2019. Colombia pasó de 63,9 millones de espectadores en el 2018 a 73,1 millones el año pasado, una tasa de crecimiento del orden del 14%, muy por encima de la dinámica de la región”, resalta Alejandro Escobar Correa, gerente estratégico de Sectorial.co.

(Lea: Cine virtual: la pantalla grande se vuelve chica)

En el caso de América Latina, fueron 919 millones de visitantes los que estuvieron en las salsas de cine en el 2019, lo que representó una variación 5% con respecto al 2018 (870 millones).

No obstante, con la llegada de la pandemia desde mediados de marzo, las principales empresas de este segmento empezaron a cerrar su operación, siendo Cinemark la cadena que trató de extender su funcionamiento con un 50% de aforo, modelo que tuvo que ser interrumpido más adelante por las restricciones.

A hoy, luego de tres meses de completa inactividad, y pese algunas iniciativas, el balance no es favorable. De hecho, algunas empresas ya han tenido que recurrir a últimas instancias como consecuencia del balance negativo generado por la covid-19. Es el caso de Procinal Bogotá Limitada, que a principios de junio fue admitida por la Superintendencia de Sociedades para entrar en el proceso de reorganización.

“Las medidas de aislamiento van a generar que este año se presente una tasa de decrecimiento del orden de 52% en el cine”, destaca Escobar.

Y es que de acuerdo con el portal económico Sectorial.co, en el país hay actualmente 230 teatros, con 1.217 pantallas que generan cerca de 8.000 empleos.

AUTOCINEMAS

Bajo un modelo innovador de entregas de confitería a domicilio y el lanzamiento de la plataforma digital Cineco/Plus, la compañía Cine Colombia le apuesta a alternativas para sobrellevar la emergencia. Como estas, el grupo tenía programado el lanzamiento de un Autocinema piloto en el centro comercial Unicentro en Bogotá para el 15 de junio, el cual quedó postergado tras las medidas preventivas de la Alcaldía de la ciudad por el aumento de contagios.

“Se está dando un cambio marcado en el nuevo relacionamiento social a partir del entretenimiento y esos principales cambios están en que las salas de cine van a empezar a ajustar su aforo. Asimismo, algunos actores han comenzado a desarrollar iniciativas para volver a traer al país los autocinemas. Estamos hablando que no se tiene un autocinema en el país desde hace 50 años”, dice Escobar.

En Envigado, los empresarios de Palau (de eventos), Wink (de operación y cocina), Belisario (comercial), Coplox (sonido y montaje) y Alternavista (licenciatario) se unieron para crear el nuevo autocinema Belisario, que concluyó este domingo con su segundo fin de semana en operación.

“Con los protocolos de bioseguridad para la entrada los baños, artículos para los carros, aforo de capacidad de personas y de alimentos, y los requerimientos en la parte de bomberos y emergencias, la Alcaldía nos dio la autorización para funcionar, y arrancamos desde el primero de julio”, explicó Sebastián Torres, director general de Palau Eventos.

Las ventas para las funciones, que en su mayoría incluyen películas alternativas, se realizan a través de un link montado en las redes sociales de los socios. El valor de $150.000 no solo incluye la entrada del vehículo con máximo dos personas, sino también dos perros gourmet, dos bebidas, crispetas y un bono de regalo para redimir en las tiendas de los patrocinadores.

El lugar cuenta con un servicio de meseros que lleva las comidas al carro, y atiende los requerimientos de los vehículos por medio del cambio de luces. También, 30 minutos antes de la función se ofrece una experiencia musical con un DJ en vivo.

Finalmente, cabe destacar los resultados de una encuesta realizada por Atom Tickes, en la que a la pregunta de qué tan rápido regresaría a las salas de cine una vez las abran, el 52% de las personas respondieron que se iban a tardar entre uno y dos meses, y quizá un poco más.

Source link