Hace aproximadamente 14 años, en la ciudad de Washington, se conocieron Pourshasb y Niell. En 2016, en México, se reencontraron en el mundo corporativo.

Cuando Nima y Rafael decidieron lanzar Minu, en sus mentes estaba el desarrollar una plataforma tecnológica de punta, robusta y segura. A través de su network en el mundo de las startups mexicanas conocieron a Paolo, quien ya tenía 7 años trabajando en el ecosistema nacional y no demoró en entender la visión de sus colegas.

Al trabajar en México y observar la problemática de liquidez de las personas, el trío de emprendedores impulsó esta alternativa que beneficia tanto a los empleados como a las empresas, ya que esta opción resulta resulta positiva para la atracción de talento, incrementa la satisfacción y productividad de los colaboradores.

Lee más: Las razones por las que en un trabajo nos quedamos (o nos aguantamos)

“No es un préstamo, no es un crédito, no se cobra una tasa de interés”, segura el director general.

Retos y oportunidades

Desde que Minu inició operaciones, ha levantado una ronda de capital de 6.5 millones de dólares, en la que participaron cuatro fondos de inversión: Village Global (fondo creado por Bill Gates, Mark Zuckerberg y Jeff Bezos), QED Investors, Next Billion Ventures y Mountain Nazca .

También participaron algunos ángeles inversionistas, entre ellos los fundadores de Cornershop y PayU.

De acuerdo con Nima Pourshasb, para el cierre de este año quieren incrementar el número de las empresas con las que trabajan a 50. Y, más adelante, expandir el servicio a otros países.

Este modelo es pionero en México. Pero, en Estados Unidos e Inglaterra ha resultado exitoso. Empresas como Best Buy, Walmart y Amazon lo han implementado para beneficiar a sus colaboradores.

“Pensamos que se convertirá en una mejor práctica para México, queremos liderar ese cambio de cobro de nómina para los mexicanos”, aseguró.

Source link